You are currently browsing the tag archive for the ‘recibir’ tag.

Este artículo, nos invita a la reflexión y al mirar sinceramente dentro de nosotros tal vez podríamos encontrar como causa la necesidad de perdonar. Nos encontramos en una época propicia para perdonar, el Amado Maestro Jesús fue también un Gran Maestro del Perdón y la Compasión; veamos como funciona esto.

A lo largo de nuestras vidas en nuestro diario interactuar con nuestros congéneres, por diversas razones, nos vemos envueltos en situaciones que tal vez desearíamos que fueran de mayor Armonía. Quizás somos heridos en nuestros sentimientos, ofendidos o de alguna manera maltratados. Esto, sino estamos alertas, podría muy fácilmente generar sentimientos y emociones poco deseables dentro de nosotros.

Estos sentimientos y emociones pasan a formar parte de nuestra psiquis y a partir de ese momento condicionan nuestro comportamiento hacia esas personas que participaron con nosotros de la experiencia, y de alguna manera matizan nuestro bienestar. Es importante considerar que nuestro cuerpo etéreo, nuestra aura, o como le quieran llamar, es un reflejo de lo que llevamos dentro y un imán que nos devuelve varias veces lo que emitimos.

Bajo esta óptica sería interesante observar como nos sentimos actualmente con nosotros mismos, ¿Somos todo lo felices que desearíamos?, ¿Tenemos suficiente Paz?, ¿Podemos ser todo lo amorosos que queremos?, ¿Estamos satisfechos con nuestro comportamiento?, etc. ¿Cuántas veces respondimos de manera afirmativa?.

Del análisis anterior podemos tener una idea de nuestra calidad de vida, mientras más respuestas afirmativas encontremos a ese tipo de interrogantes más satisfechos nos sentimos con nosotros mismos y por lo tanto nuestra autoestima y sentido de merecimiento pueden estar en niveles que nos permitan vivir en Paz y Armonía.

De lo contrario, por nuestro bienestar y el de los nuestros, podemos indagar en nuestro interior tratando de encontrar las causas para comprenderlas y superar las situaciones. En este punto es de suma importancia mantener presente que un sentimiento de desamor hacia otra persona es simplemente un reflejo de nuestra propia falta de autoestima. Quien se tiene amor propio es incapaz de albergar sentimientos inarmónicos en su corazón.

Sí, es cierto, y no solo eso, nadie puede ver lo que no está dentro de si mismo; así consideremos que cuando vemos una característica de una persona que nos desagrada busquemos dentro de nosotros eso mismo y cambiémoslo, pues es solo nuestro reflejo el que se nos esta mostrando y al llevarlo con nosotros lo atraemos constantemente.

Supongamos que una vez nos vimos envueltos en una situación en la cual consideramos que alguien de alguna manera hirió nuestros sentimientos. Obviando todo lo complejo que pudo haber sido el evento concentrémonos en las causas que nos afectan y analicémoslas desde otra óptica.

Aunque parezca extremadamente simplista, la vida es en esencia sencilla, consideremos varios factores que pueden, si nos permitimos evaluarlos como validos, ayudarnos a comprender mejor este tipo de situaciones:

1.- Recordemos que espiritualmente todos somos uno y debido a esto nadie puede hacerle daño a otro sin hacérselo a si mismo también.

2.- Nadie tiene el poder de afectarnos, otros solo pueden interactuar con nosotros, la decisión de como reaccionamos es nuestra.

3.- Nosotros decidimos que sentimientos y/o emociones albergar en nuestro corazón a raíz de ese evento.

Es muy sencillo, simplemente se nos presenta una situación, decidimos como queremos que nos afecte y elegimos como actuar en consecuencia. ¿Qué tal sonreír como respuesta?; considérelo, tal vez le asombre el resultado.

Recordando los puntos anteriores nos ayudaría considerar que quien, a nuestra manera de ver (recordemos que las situaciones siempre se nos presentan diferentes según a quien le preguntamos), quiso herirnos no se da cuenta que en el proceso se hace daño a si mismo también.

Las palabras no tienen más poder del que elegimos otorgarles, muchas veces hay frases que nos duelen por que las dijo alguien especifico y no por su contenido. Conociendo esto tal vez el sentimiento que despierte dentro de nosotros sea el de compasión por esa persona que actúa en desarmonía con el universo.

Si elegimos mantenernos neutros ante las acciones de los demás es mucho más sencillo evaluar las situaciones de una manera objetiva y recordar que nuestro poder es inmenso y nuestra capacidad infinita. Y al reconocernos como personas responsables de nuestro bienestar y la armonía a nuestro alrededor es muy satisfactorio saber que podemos generar un cambio positivo en nuestro medio.

La próxima vez que se enfrente a una situación desagradable, respire profundo y cuente hasta 10, tome consciencia que no son más que palabras y no tienen la capacidad de herirle y sonría al reconocer su poder de actuar en armonía con el universo y saberse dueño(a) de sus decisiones, compadezca y perdone a la otra persona y continúe siendo tan feliz como se lo merece.

En cuanto a situaciones pasadas, al reconocernos como merecedores y responsables del mayor bienestar posible es muy sencillo elegir albergar solo sentimientos de amor en nuestro corazón y compadecer y perdonar a quienes consideramos que nos hicieron daño.

Le invitamos a poner en práctica esta información perdonando, compadeciendo y amando para contribuir a elevar el nivel de amor en nuestro planeta para que pueda reinar la Paz en la tierra y la buena voluntad entre los hombres

Anuncios

El hombre que estaba tras el mostrador, miraba la calle distraídamente.

Una niñita se aproximó al negocio y apretó la naricita contra el vidrio de la vitrina. Los ojos de color del cielo brillaban cuando vio un determinado objeto. Entro en el negocio y pidió para ver el collar de turquesa azul.

-Es para mi hermana. ¿Puede hacer un paquete bien bonito? -dice ella.

El dueño del negocio miro desconfiado a la niñita y le preguntó:

-¿Cuánto dinero tienes?

Sin dudar, ella sacó del bolsillo de su ropa un pañuelo todo atadito y fue deshaciendo los nudos. Los colocó sobre el mostrador y dijo feliz: -¿Eso da? Eran apenas algunas monedas que ella exhibía orgullosa.

– ¿Sabe?, quiero dar este regalo a mi hermana mayor. Desde que murió nuestra madre, ella cuida de nosotros y no tiene tiempo para ella. Es su cumpleaños y tengo el convencimiento de que quedará feliz con este collar, que es del color de sus ojos.

El hombre fue para la trastienda, colocó el collar en un estuche, lo envolvió con un vistoso papel rojo e hizo un trabajado lazo con una cinta verde.

– Tome, dijo a la niña. Llévelo con cuidado. Ella salió feliz corriendo y saltando calle abajo. Aún no acababa el día, cuando una linda joven de cabellos rubios y maravillosos ojos azules entró en el negocio. Colocó sobre el mostrador el ya conocido envoltorio deshecho e indagó:

– ¿Este collar fue comprado aquí? Sí, señora.

– ¿Y cuánto costó?

– “Ah!”, – habló el dueño del negocio. El precio de cualquier producto de mi tienda es siempre un asunto confidencial entre el vendedor y el cliente… La joven continuó:

– Pero mi hermana tenía solamente algunas monedas. El collar es verdadero, ¿no? Ella no tendría dinero para pagarlo.

– El hombre tomó el estuche, rehizo el envoltorio, con extremo cariño colocó la cinta y lo devolvió a la joven.

– “Ella pagó el precio más alto que cualquier persona puede pagar. ELLA DIO TODO LO QUE TENIA”.

– El silencio llenó la pequeña tienda y dos lágrimas rodaron por la faz emocionada de la joven en cuanto sus manos tomaban el pequeño envoltorio.

Moraleja: La verdadera donación es darse por entero, sin restricciones. La gratitud de quien ama no coloca límites para los gestos de ternura. Sea siempre agradecido pero no espere el reconocimiento de nadie. Gratitud con amor no solo reanima a quien recibe, sino que reconforta a quien ofrece.

Un artículo de Jordys R. Gonzalez

diciembre 2017
L M X J V S D
« Oct    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Comunidades y Grupos

Compartiendo Soledades en Facebook

facebook

Ser Humanos en Ning Entrar a Ser Humanos

Mis enlaces