You are currently browsing the category archive for the ‘Seres Sociales’ category.

¿Te interesan nuestros contenidos? Suscríbete a nuestros boletines gratuitos

Introduce tu email para darte de alta en nuestros boletines

Asociaciones de y para inmigrantes

Cada vez más, las personas extranjeras constituyen sus propias organizaciones para ayudarse desde la experiencia

  • Autor: Por AZUCENA GARCÍA
  • Fecha de publicación: 7 de octubre de 2008


– Imagen: Marjon

Más de cuatro millones de personas extranjeras contaban con certificado de registro o tarjeta de residencia en vigor a 30 de junio de este año. Según datos oficiales, el 40,24% de estas personas son nacionales de un país comunitario, el 29,56% es iberoamericano, el 20,80% africano, el 6,11% asiático, el 2,78% europeo de países no comunitarios, el 0,47% norteamericano y el 0,04% procede de países de Oceanía. Por orden descendente, los cinco grupos mayoritarios en nuestro país son los constituidos por rumanos, que superan por primera vez a los marroquíes, ecuatorianos, colombianos, británicos y búlgaros.

En este contexto, la presencia creciente de extranjeros en nuestro país ha animado a las ONG a ampliar la cartera de programas dirigidos a estas personas, pero también ha surgido un fuerte sentimiento de asociacionismo entre los propios inmigrantes. Ahora son ellos quienes constituyen las organizaciones para ayudarse, desde su propia experiencia, ante las dudas, conflictos y necesidades que se les plantean cada día.

Rumanos. La Federación de Asociaciones de Rumanos en España, FEDROM , se constituyó en julio de 2004. Formada por diferentes asociaciones hispanorumanas que trabajan por la integración de los ciudadanos rumanos, su objetivo es “promover el respeto, la convivencia y la divulgación de la cultura rumana”. Su ámbito de actuación se extiende por todo el territorio nacional, por lo que se puede solicitar ayuda desde cualquier punto del país. En la actualidad, está constituida por 27 asociaciones, si bien la idea es ampliar este número para alcanzar una mayor “continuidad y estabilidad como organización”. Entre la ayuda que presta la entidad destacan los servicios de asesoría laboral, guía de primeros pasos, ayuda en la realización de trámites administrativos, direcciones e información de interés (oficinas de extranjeros), asesoría jurídica e información sobre cómo crear una asociación y costumbres y tradiciones.

Marroquíes. La Asociación de Trabajadores e Inmigrantes Marroquíes en España, ATIME, se autodefine como una asociación de inmigrantes, “no una asociación de solidaridad con inmigrantes”. Desde la secretaria general, Mariam Beyuki subraya que el origen de esta filosofía radica en la importancia de creer en la integración y, por lo tanto, en derechos y deberes. Por ello, aboga por la implicación directa de los ciudadanos y la participación asociativa en todos los ámbitos. La entidad cuenta con asociaciones en la mayoría de las comunidades autónomas. Cada una de ellas está especializada en un área concreta, de acuerdo a las necesidades especificas. Existen programas de atención jurídica, acceso a la educación, violencia de género, bolsa de empleo e inserción laboral, y ayuda en la búsqueda de piso. “Cada entidad plantea un programa según las características de la zona”, explica Beyuki.

Ecuatorianos. La Federación Nacional de Asociaciones de Ecuatorianos en España, FENADEE, intenta “rescatar, difundir y dar a conocer todo lo que tiene que ver con el colectivo ecuatoriano”. Desde la tesorería, Mercedes Factos hace hincapié en la importancia de que sean las propias personas inmigrantes quienes se asocien para defender sus derechos. En este sentido, indica que cada asociación miembro de FENADEE está especializada en una rama concreta -cultural, laboral, deportiva o social, entre otras- para atender todos los campos. “Intentamos dar un asesoramiento completo”, afirma. El último servicio en marcha es una iniciativa impulsada por mujeres ecuatorianas que ofrecen apoyo psicológico a familias en conflicto. También se atienden problemas de drogodependencias, desempleo y, en general, “todas las situaciones que acarrean secuelas y estrés“.

Colombianos. La Asociación América-España, Solidaridad y Cooperación, AESCO, presta servicios de orientación jurídica, bolsa de empleo, programas de retorno, apoyo escolar, talleres lúdicos y promoción de la convivencia. Además, dispone de un programa de voluntariado, que incluye formación básica, asesoramiento para la adquisición de vivienda en España y un programa de bienestar social relativo a temas de salud, odontología y crédito social, entre otras cosas. Asimismo, AESCO forma parte de la Federación de Asociaciones de Colombianos en España (Fedascoe), constituida en mayo por 22 entidades colombianas y que pretende “llevar aire fresco, renovado, pero, sobre todo, un proyecto de ilusión y compromiso con la gente”. El objetivo de Fedascoe es potenciar el trabajo de las asociaciones federadas, servir de punto de encuentro, para mantener un diálogo con la Administración y fomentar la formación en las organizaciones.

Búlgaros. La Asociación de Inmigrantes Búlgaros en España, BALCAN, se creó en 2003 para trabajar por la integración sociocultural de la población inmigrante búlgara. Sus fines son: mejorar las condiciones de vida de los búlgaros, promover el intercambio cultural y la promoción social, cultural y laboral de las mujeres, impulsar la cooperación y el intercambio de experiencias dentro de España y con el país de origen y extender, principalmente, un espíritu de solidaridad, tolerancia, igualdad, respeto y enriquecimiento intercultural. “Buscamos el respeto a la identidad cultural de los demás para conseguir una sociedad más solidaria”, resume Katya Doseva.

Contactos:

  • Federación de Asociaciones de Rumanos en España (FEDROM). Tel: 913 982 336.
  • Asociación de Trabajadores e Inmigrantes Marroquíes en España (ATIME). Tel: 917 440 070.
  • Federación Nacional de Asociaciones de Ecuatorianos en España (FENADEE). Tel: 913 142 365.
  • Asociación América-España, Solidaridad y Cooperación (AESCO). Tel: 914 771 854.
  • Asociación de Inmigrantes Búlgaros en España BALCAN. Tel: 917 198 886.
Anuncios

A veces, como espectador acérrimo, me fijo en ciertos comportamientos humanos que no sé muy bien si vienen de un subconsciente colectivo amarrado a la herencia del franquismo o, por el contrario, viajan con nosotros desde tiempos inmemoriales. Se trata de las bambalinas de hechos que acontecen, de interioridades donde se prepara una realidad cocinada más amable, de la intimidad más dura de donde luego emergerá el acto o la noticia social ya listos para el mercadeo.

A veces, como espectador acérrimo, me fijo en ciertos comportamientos humanos que no sé muy bien si vienen de un subconsciente colectivo amarrado a la herencia del franquismo o, por el contrario, viajan con nosotros desde tiempos inmemoriales. Se trata de las bambalinas de hechos que acontecen, de interioridades donde se prepara una realidad cocinada más amable, de la intimidad más dura de donde luego emergerá el acto o la noticia social ya listos para el mercadeo.

Seguro que ustedes conocen esos síntomas en sus lugares de trabajo, en sus oficinas, en sus barrios, en el diminuto ámbito de donde, en teoría, uno tenía que proyectar su mejor comportamiento para luego ensancharlo en aventuras más grandes. Pero a veces no es así, y se encontrará con que su mando intermedio, por poner un ejemplo, es una mala lotería que le ha caído en desgracia, cuya mera ambición es la colección de medallas poco éticas que irá ganando a su costa; a la de usted. O el discurso cínico de ideas, muchas veces heredadas de verdaderos ideólogos, pero que se pervierten en quienes las utilizan para su propio lucro, sin haber interiorizado lo que de esenciales llevan y, por ende, razón inexcusable para llevarlas a la práctica, aunque su cinismo inagotable siempre se queda en un peldaño más abajo.

Ustedes habrán comprobado, también, que el mando intermedio, verbigracia, tienen una personalidad pueril y reversible. Por un lado se humilla y dobla la cerviz ante el patrón con parsimoniosa elegancia y no pocas tragaderas; por el otro, sin embargo, saca el chacal fascista que lleva dentro y termina hincando las fauces rencorosas en la piel indefensa de sus subordinados. Se produce como un trastorno bipolar, o una hipocresía, digna de un estudio parsimonioso y científico. Y de esta prole de acomodados, vegetativos y eminentemente conservadores; aparte de imprevisibles en el arte del engaño, no se puede esperar coraje empático, ni solidaridad, ni predisposición para una mejora sustancial que beneficie a todos. No son éticos, ni personas buenas, ni candidatos espontáneos para la colaboración en equipo.

Bien, pues si esto sucede diariamente en ámbitos pequeños, sin visos de modificación porque muchas veces no son perceptibles a la galería y se cuecen en actos sublimes casi escondidos de la realidad, ¿cómo nos vamos a embarcar en ideales más grandes, de los que con facilidad se nos llena la boca, pero que sin embargo partimos con carencias profundas en valores mínimos de los que teníamos que estar de acuerdo? ¿O es que nos va la representación continua para hacer perenne el teatro de la vida?…

El Informe de Resultados 2006 sobre las “Necesidades en el medio rural de las personas con gran discapacidad física y sus familias”, realizado por PREDIF, destaca los ámbitos principales en los que estas personas requieren ayuda. Así, considera necesaria la atención en los desplazamientos, la limpieza del hogar y las compras, y la mejora de la atención sanitaria e inserción laboral. “Aunque un 83,1% de las personas con discapacidad se encuentra en edad laboral, un 63% no ha trabajado tras adquirir la discapacidad y tan sólo un 13% se encuentran trabajando en la actualidad”, señala.

En concreto, el informe se centra en personas con un porcentaje de minusvalía igual o superior al 75%, con necesidad de utilizar silla de ruedas y realizar adaptaciones en la vivienda. Este grupo reside habitualmente en el hogar familiar, en su mayoría son hombres (70%) solteros, con estudios primarios (35,5%), pensionistas por incapacidad (65%) y unos ingresos familiares entre 901 y 1.200 euros al mes. En cuanto al perfil de los familiares o cuidadores, se corresponde con una mujer, generalmente, la madre o la esposa. En la mayoría de los casos, las personas discapacitadas carecen de apoyos profesionales continuados, sólo un 16% se beneficia del servicio de ayuda a domicilio, por lo que son los familiares quienes han de encargarse de su cuidado y atención.

A pesar de que casi un 40% de las personas con discapacidad requiere atención sanitaria adicional, una cuarta parte de los municipios analizados carece de centro de salud y, los que existen, presentan ciertos problemas de accesibilidad o resulta complicado llegar a ellos en transporte público adaptado. Por otro lado, la accesibilidad a los colegios es francamente mejorable, aunque dos tercios de las personas con discapacidad (60%) necesitan adaptaciones parciales o totales en la accesibilidad arquitectónica y urbanística.

Como consecuencia de estas circunstancias, la exclusión social es uno de los principales riesgos a los que se enfrentan las personas con discapacidad. El estudio del CERMI refleja que quienes residen en zonas rurales presenta unos índices de inclusión social “muy inferiores” a los de las personas con discapacidad que viven en entornos urbanos. Por ello, aboga por políticas activas “que conecten el desarrollo rural y la discapacidad”.

Como principales líneas de actuación propone actuaciones dirigidas a reducir las limitaciones del entorno, la disponibilidad de transporte público adaptado, el acceso a Internet, viviendas y entornos accesibles, fomento de la participación en actividades sociales, culturales y de ocio, consideración de la perspectiva de género, y propuestas para combatir el aislamiento. Por otro lado, considera imprescindible el acceso a la información de las personas con discapacidad y sus familias, para que conozcan, entre otras, las medidas de apoyo para la adaptación de viviendas y otras ayudas a la dependencia.

“La falta de información sobre la discapacidad y las opciones reales de integración de las personas que las presentan, influyen en muchos casos para que las familias piensen que la mejor alternativa para ellos es permanecer en el hogar”, recoge el informe. De hecho, las conclusiones van más allá y aseguran que muchas de las personas con discapacidad del mundo rural “tienen miedo a perder la pensión que perciben de la Administración y, por eso, se resignan a su propio aislamiento sin conocer siquiera sus opciones formativas o laborales”.

Un artículo publicado en Consumer

Continuación del artículo anterior….

La limitación de recursos favorece la invisibilidad y aislamiento de un millón de personas con discapacidad

Mejorar la accesibilidad en el medio rural es todavía hoy un reto. En total, un millón de personas con discapacidad se enfrentan cada día en este ámbito a la escasez de servicios profesionales. La falta de infraestructuras accesibles, la dispersión y la limitación de recursos favorece la invisibilidad de este grupo, que ve mermada su calidad de vida. Las principales líneas de actuación van dirigidas a superar estos obstáculos y poner al alcance de las personas con alguna minusvalía toda la información necesaria para conocer de primera mano las opciones reales de integración.

  • Autor: Por AZUCENA GARCÍA
  • Fecha de publicación: 27 de agosto de 2008

Principales barreras


– Imagen: hireen

El medio rural es el último de la lista. Aunque cada vez se dan más pasos para conseguir una accesibilidad plena en este ámbito, algunas zonas carecen casi por completo de recursos que faciliten las condiciones de vida a las personas con discapacidad o dependientes. Según la guía elaborada por el Equipo ACCEPLAN del Institut Universitari d’Estudis Europeus “Accesibilidad universal en los municipios: guía para una política integral de promoción y gestión”, las principales barreras son:

  • Culturales y sociales, con componentes de “compasión y estigmatización” hacia las personas con discapacidad.
  • Vinculadas al entorno urbano, de manera que impiden la “utilización, acceso o disfrute” a determinados edificios.
  • Vinculadas al transporte y sistema de movilidad, especialmente, al transporte público diseñado en función de los valores antropométricos y funcionales de “normalidad”.
  • Vinculadas a la interacción con el entorno y la utilización de las nuevas tecnologías.

Las personas con discapacidad que residen en el ámbito rural se sienten, a menudo, aisladas. La limitación en la disponibilidad de recursos acentúa la necesidad del autocuidado y el papel de la familia en la atención a este grupo. Precisamente, la Fundación Educación, Sociedad y Salud desarrolla el proyecto “Paciente Experto”, cuyo objetivo es promover el autocuidado de la salud. Este programa, que cuenta con la colaboración de la Universidad de Stanford (Estados Unidos), está dirigido a pacientes, familiares, cuidadores y profesionales. La propia Organización Mundial de la Salud “recomienda la educación en el autocuidado para prevenir y tratar las enfermedades crónicas”, recuerda la Fundación.

A través de esta iniciativa, pionera en España pero implantada hasta el momento en más de 20 países extranjeros, se imparten cursos gratuitos para especializarse en la atención a personas con enfermedades de larga duración.

Un millón de personas

El estudio “La discapacidad en el medio rural”, del Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI), revela que en el medio rural residen un millón de personas con discapacidad. Según la Encuesta sobre Discapacidades, Deficiencias y Estado de Salud (EDDES), este grupo supone el 11,7% de la población mayor de seis años, si bien en el caso de las personas mayores de 65 años la cifra se eleva hasta el 34,3%.

Entre las desventajas que detecta el citado informe, las más importantes hacen referencia al entorno, la telefonía, el acceso a Internet, la participación en actividades sociales, culturales, deportivas y de ocio, el asociacionismo, la perspectiva de género, el acceso a ayudas técnicas y la propia atención a la dependencia. Al igual que otros estudios, esta investigación llama la atención sobre la inaccesibilidad del terreno y las infraestructuras, la “dispersión” del modelo residencial y la lejanía a los servicios, la “invisibilidad” que surge como consecuencia del aislamiento, la limitación de recursos y la falta de servicios y oportunidades, tanto económicas como sociales, donde se encuentran diferencias “a favor de los municipios de costa y municipios turísticos del interior”.

Se aprecian diferencias “a favor de los municipios de costa y municipios turísticos del interior”

El estudio, realizado por Javier Charroalde y Daniel Fernández, destaca también la despoblación paulatina a la que se enfrentan cada vez más núcleos rurales, la desatención “total” de la población discapacitada o la existencia de “servicios claramente insuficientes”, la carencia de transporte público adaptado, especialmente taxis, y la imposibilidad de acceso a Internet, que se une a “zonas de sombra” en las que la telefonía móvil carece de cobertura.

Además, se analizan las condiciones de la vivienda rural tradicional, generalmente, poco preparada para garantizar la movilidad de las personas con limitaciones; la pasividad en la participación en actividades sociales y culturales; la “triple discriminación” a la que se enfrentan algunas mujeres por el hecho de “ser mujer, presentar una discapacidad y vivir en zonas de difícil acceso a los servicios”; la falta de equipos multiprofesionales más cercanos a la población rural y protocolos específicos de seguimiento de las personas con discapacidad; la accesibilidad “irregular” en los centros educativos, la dificultad de acceso a las ayudas técnicas; y la ausencia de servicios especializados y apoya a la vida independiente.

 

¿Te interesan nuestros contenidos? Suscríbete a nuestros boletines gratuitos

Introduce tu email para darte de alta en nuestros boletines

Trabajar en una misión de paz

Los jóvenes con vocación internacional pueden tomar parte en las operaciones de paz y ayuda humanitaria

  • Autor: Por AZUCENA GARCÍA
  • Fecha de publicación: 2 de septiembre de 2008

Si la paz es importante, su consolidación lo es aún más. Es una ardua tarea en la que se deben fortalecer las estructuras sobre las que se asientan el respeto a los derechos humanos, la convivencia pacífica y la seguridad colectiva. En el caso de España, su participación en misiones de paz se remonta a 1989. Desde entonces, ha aportado su ayuda a un total de 42 operaciones de paz y ayuda humanitaria. Pero ¿cómo se puede tomar parte en una misión de paz?

El Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación (MAEC) dispone de una Unidad de Funcionarios Internacionales (UFI) dedicada a promover la presencia de españoles en organismos internacionales. También ofrece información específica a aquellas personas “con un fuerte sentido de la solidaridad” que quieren trabajar en la cooperación al desarrollo, concede becas a jóvenes titulados universitarios superiores que quieren completar su formación profesional en este ámbito, informa acerca de las vacantes en organizaciones internacionales y ha editado una Guía de oportunidades profesionales en misiones de paz.

Requisitos

Las misiones de paz se concentran siempre en zonas geográficas determinadas. “Son unas estructuras creadas por la comunidad internacional para la ejecución de los acuerdos de paz”, explica la citada Guía. Trabajar en una misión de paz supone una oportunidad única. Permite participar en un esfuerzo internacional para mejorar la vida de un buen número de personas.

Las tareas que se realizan están marcadas por el mandato concreto de cada misión, aunque por lo general abarcan la asistencia para el fortalecimiento de la democracia, apoyo a la administración del territorio, supervisión del cumplimiento de los acuerdos y la reconstrucción de infraestructuras y/o servicios públicos, entre otras cosas.

Para ello, el personal que toma parte en las misiones de paz suele estar formado por personas expertas en temas jurídicos, promoción y protección de los derechos humanos, cuestiones de género, reformas socio-económicas, gobernabilidad y profesionales de la comunicación. En definitiva, un nutrido grupo de expertos a los que, generalmente, se exige buen conocimiento de inglés, buen estado físico, permiso de conducir y, en ocasiones, cursos de formación previos.

Disponibilidad

La disponibilidad es otra de las claves para trabajar en una misión de paz. En este sentido, la Guía recopila algunas “formas básicas” para determinar si una persona será o no capaz de “enfrentarse a los desafíos que surgen sobre el terreno y beneficiarse de la experiencia que se logra tanto a nivel profesional como personal”. Cuando se toma parte en una misión de paz hay que ser consciente de la responsabilidad que implica. En muchas misiones no es aconsejable acudir con la familia, lo que puede suponer una separación mínima de seis meses. “Las Organizaciones no ayudan a los miembros de la familia a lograr visados o a usar el transporte ni los otros servicios puestos a disposición del personal. Más aún: los miembros de la familia no se incluyen en las medidas de seguridad que se toman para proteger al personal de la misión”.

Se da prioridad a la capacidad de trabajo en equipo, con jornadas que pueden alargarse hasta 15 horas diarias durante los siete días de la semana. Hay que saber desenvolverse bajo presión, organizarse adecuadamente, responder bien a una situación estresante, ser sensible a la igualdad entre personas y “estar en buenas condiciones físicas y mentales”.

Un artículo publicado en Consumer

Un centro intergeneracional es mucho más que un espacio compartido por jóvenes y mayores. Es un lugar de intercambio. Un punto en el que la inocencia coincide con la experiencia, interactúa, mediante actividades planificadas y periódicas. Niños, jóvenes y mayores aprenden unos de otros en encuentros informales que les enseñan, ante todo, a entenderse y respetarse.

Más de la mitad de las personas mayores (57%) piensa que los hijos tratan a sus padres peor de lo que trataban las generaciones anteriores a los suyos. Por el contrario, el 35% cree que los padres hoy cuidan a los hijos mejor que las generaciones anteriores. Lo dice la macroencuesta “Deliberación Mayor”, encargada por la Unión Democrática de Pensionistas (UDP) y de la que sólo se ha conocido un avance de los resultados. Las conclusiones se presentarán a comienzos de octubre, durante el XVII Congreso Confederal Internacional que la entidad celebrará en Santiago de Compostela. No obstante, con lo que sabemos hoy, “parece claro que los mayores sienten que sus hijos tienen otras prioridades”, lamenta el presidente de UDP, Luis Martín Pindado.

El Consorcio Internacional para los Programas Intergeneracionales (ICIP) asegura que éstos son agentes de cambio social que conectan a unas generaciones con otras “para beneficio de todas las edades y de las comunidades en las que viven”. Esa conexión favorece que niños, jóvenes y mayores se conozcan mejor y tengan “una oportunidad única de crear conciencia, conformar actitudes y reforzar relaciones“, afirma el ICIP.

En España, la Red de Relaciones Intergeneracionales, puesta en marcha por el Instituto de Mayores y Servicios Sociales (Imserso), se plantea como objetivo principal la implantación de “una auténtica sociedad para todas las edades”. Creada en septiembre de 2005, esta Red promociona el envejecimiento activo e intenta aprovechar el potencial de la intergeneracionalidad, un “encuentro e intercambio entre personas y grupos pertenecientes a distintas generaciones”. Entre otras cosas, la Red facilita el contacto entre personas y entidades, difunde información sobre esta materia y ofrece apoyo técnico.

Tipos de programas

En un acto organizado en colaboración con la Universidad de Granada sobre “Los centros intergeneracionales en la atención a la dependencia”, la Red Intergeneracional del Imserso presentó un informe con el mismo nombre en el que se destacan los requisitos que ha de cumplir un centro intergeneracional para ser reconocido como tal. Según éstos, ha de estar diseñado para alcanzar sus fines, haber sido planificado cuidadosamente, tener continuidad en el tiempo, conseguir un impacto positivo para las dos generaciones participantes y mejorar la calidad de vida de ambas.

“Eso sí, conviene dejar bien claro que la naturaleza intergeneracional de un programa no se justifica con la mera co-presencia de niños/jóvenes y personas mayores”, prosigue el informe. La coincidencia de diferentes edades en un mismo lugar no garantiza que una actividad sea intergeneracional y, “mucho menos, que vaya a lograr unos resultados positivos”.

De acuerdo a estos requisitos, los expertos distinguen cuatro tipos de programas intergeneracionales.

  • El primero de ellos engloba aquellas iniciativas en las que los mayores se convierten en mentores, amigos o cuidadores de niños y jóvenes.
  • El segundo atribuye a los menores la capacidad de “servir” a los mayores con visitas, acompañamiento o tutorización de tareas.
  • Los dos últimos tipos se refieren a actividades conjuntas en las que unos y otros sirven a la comunidad o se prestan un servicio mutuo, respectivamente.

Continúa en el artículo siguiente….

Con tan sólo 12 años, la hondureña Keren Dunaway centró hace algunos días la atención de los asistentes a la XVII Conferencia Internacional sobre el Sida, que se clausura hoy en México. Entre ellos, varios líderes mundiales escucharon a la pequeña mientras defendía los derechos de millones de niños y niñas que, como ella, son portadores del VIH. “También queremos casarnos y tener hijos”, defendió durante el acto de inauguración. Como ella, otros menores alzan cada día su voz, con más o menos suerte, para que se escuchen sus reivindicaciones y les den una solución. “Ynisiquieralloré” es un ejemplo, un altavoz literario a través del cual otras niñas y adolescentes latinoamericanas cuentan “su experiencia viviendo con VIH/Sida”.

Tenía cinco años cuando sus padres le contaron que era portadora del VIH, un momento crucial en su vida que le sirvió para decidir consagrarla a ayudar a otros niños. Hoy, Keren Dunaway ha cumplido los 12 y es la imagen de la esperanza. Fue elegida para participar en la inauguración de la XVII Conferencia Internacional sobre el Sida ante cientos de invitados y líderes mundiales. Está considerada una de las activistas más jóvenes en la lucha contra el sida en América Latina y edita una revista infantil sobre el virus: “Llavecitas”. Junto a sus padres, forma parte de la Fundación Llanto, Valor y Esfuerzo (Llaves), una organización sin ánimo de lucro que trabaja a favor de la prevención, la atención y la información a personas con VIH/Sida.

Keren Dunaway es una, pero hay más. En concreto, otros 2,5 millones de menores en todo el mundo que viven con el VIH. Unos 420.000 se infectaron el año pasado. Según datos de Onusida, el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/Sida, el número estimado de personas infectadas alcanzó en 2007 los 33,2 millones. La última edición del documento “Situación de la epidemia de sida” indica que este dato supone un descenso del 16% con respecto a la cifra estimada en 2006. No obstante, el informe advierte de que “la principal razón individual de esta reducción fue el ejercicio intensivo de evaluar la epidemia del VIH en India, que provocó una importante revisión de las estimaciones de ese país”. También contribuyeron las revisiones en otras regiones, en especial, de África subsahariana, donde viven, aproximadamente, el 90% de los menores seropositivos.

En cuanto al número de personas infectadas, de los 33,2 millones, 15,4 millones son mujeres, mientras que 2,5 millones son menores de 15 años. Por regiones, las cifras más altas se registran en África subsahariana (22,5 millones), Asia meridional y sudoriental (4 millones), América Latina (1,6 millones) y Caribe (230.000). Estas cifras detectan “aumentos similares” en el número de nuevas infecciones en hombres y mujeres, según Onusida, aunque numerosas organizaciones revelan una feminización progresiva de la epidemia.

Las voces de las niñas y adolescentes

¿Cómo reacciona una persona cuando descubre que es portadora del VIH? A veces, no se sabe hasta que no se pasa por esa situación. Por si ayuda, niñas y adolescentes latinoamericanas se han unido para contar su experiencia y su modo de afrontar el día a día desde entonces. El resultado se titula “Ynisiquieralloré”, un trabajo conjunto de Unicef e ICW Latina. En él se concentran “la voz, los sueños, las visiones y los miedos” de menores de distintos países, que constituyen un ejemplo en todo el mundo “por haber asumido un liderazgo público en la respuesta a la epidemia, superando los prejuicios y los tabúes que la rodean”, asegura el director regional de Unicef para América Latina y el Caribe, Nils Kastberg, en la introducción del libro.

Así es como reaccionó la mayoría tras la noticia. Sin lágrimas. “Supe mi diagnóstico cuando tenía nueve años, hace poquito. Ya tengo tres años de tomar la medicina. Tomo pastillas. La de las siete es bien pequeñita, la de las ocho es grande, las tomo con agua. Me lo dijo una doctora. Yo no me asusté. Y ni siquiera lloré”. Es el testimonio de Candela, una pequeña de El Salvador. Su historia es similar a la de otras niñas y adolescentes de Argentina, Bolivia, Colombia, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Perú, Uruguay y Panamá, que aportan su testimonio en el libro.

Todas tienen entre nueve y dieciocho años y recuerdan el rechazo que recibieron en la escuela donde, se quejan, a menudo se evita hablar de qué es el sida. “Por eso, yo voy a charlas para conocer más y enseñarles a otras personas”, subraya Angelical. Página a página, las pequeñas desmenuzan una etapa de sus vidas salpicada de miedos, insultos y soledad. “Hartas veces me han hecho no querer jugar conmigo”, recuerda Fernanda. La propia Keren, convertida hoy en un símbolo, escribe: “Había unos chicos que me decían sidosa”.

Un artículo de Azucena García

Cuando nos comunicamos con los demás, elegimos determinadas palabras que identifican quienes somos, de que país o ciudad provenimos, nuestros estudios, clase social, y rango aproximado de edad, entre otras características.

Hay muchas palabras que están asociadas a distintos periodos de nuestra vida, o épocas en las que tales palabras estaban de moda, y el recordar esas palabras, nos despierta en la memoria esa etapa en particular. Se puede decir que las palabras tienen resonancia afectiva o emocional para todo individuo, ya que al mencionar determinadas palabras nos disparan distintas imágenes mentales y su consecuente emocionalidad.

Ahora bien, cuando uno estudia un idioma extranjero, muchas veces sucede que las palabras nuevas que se aprenden no se sienten emocionalmente igual que las que se aprendieron como lengua materna cuando éramos niños, razón por la cual, puede que se olviden fácilmente y cuesten memorizar.

La connotación, denotación y consecuente representación mental de cada palabra puede que sea diferente en cada persona, no solo por el lenguaje, sino también por los estereotipos, parámetros, o historia que tiene cada cultura. Por ejemplo, los argentinos decimos “pan dulce” y en ingles se dice “Christmas cake” (torta de navidad), “cielo” (Arg), “heaven” (cielo místico, o religioso)(USA), “sky” (el cielo que vemos como parte de la naturaleza), “palmitos” (Arg) es “palm heart” (el corazón de la palmera) (USA), “salsa golf” (Arg) es “see food sauce” (salsa para alimentos del mar) (USA).
Una misma palabra puede significar diferentes cosas, por ejemplo en castellano la palabra “banco” incluye tres significados: puede ser el “banco de la plaza”, el “banco para sentarse” (sin respaldo), o una “entidad financiera”, en cambio en ingles se utilizan tres palabras distintas “bench”, “stoll”, y “bank”.
Sin embargo, también puede haber palabras iguales en las variantes del mismo idioma, pero que tampoco comparten la misma imagen mental para unos hablantes que para otros. Por ejemplo, en español, “nata” es crema y en castellano es la capa que se forma sobre la leche, o “currar” en español es lo que para el castellano porteño es “trabajar”; “currar” en Argentina es una palabra muy informal que deriva del lunfardo, que significa robar y la semántica de dicha palabra es muy negativa.
O bien, se utilizan frases o palabras completamente distintas para expresar la misma idea: pancho (Arg), hot dog (USA), perros calientes (España y México), cojines (Mex)- Almohada (Arg), pleito (Mex)- pelea (Arg), regañar (Mex)- retar (Arg), “Me cae gordo” (Mex)- “Me cae mal” (Arg).

Por eso, el estar abiertos a un nuevo idioma nos enriquece tanto: porque nos posibilita observar otras resonancias afectivas, y como distintas culturas se comunican con otras imágenes mentales muy distintas a las que tenemos. Esto, a su vez, amplia las nuestras, y consecuentemente nuestra manera de percibir el mundo. Incorporamos nuevos caminos, y nos ayuda a desarrollar nuevas maneras de pensar.

Un artículo de Roxana Belda

En los equipos de alto rendimiento usualmente se vincula al liderazgo con la actitud, de manera tal de demostrar que el líder puede vencer cualquier obstáculo mediante su actitud y, de esta manera, estimular a que sus liderados lo hagan también. El siguiente video ilustra muy bien el mencionado caso.

Un artículo pblicado en Sabiduria y Liderazgo

¿Qué hacemos cuando estemos en California? ( o en cualquier ciudad que sea nuestro destino )

Obviamente esta es una pregunta que tiene miles de respuestas, pero de acuerdo a lo que se ve en las calles y en nuestros hogares, somos muy pocos los que mas o menos acertamos a la respuesta correcta: Y es que nuestras actividades cotidianas aun dejan mucho que desear.

La respuesta mas acertada para muchos lectores seria. ” A ganar dinero”, Y esta bien, ganar dinero.

Pero ¿cuanto dinero queremos ganar?

¿Esta bien sacrificar el tiempo que tenemos para con nuestros hijos y nuestra esposa?

Hace algunos días al saludar a un joven de 17 años que es miembro de nuestra iglesia le dije: Y que tal están tus padres? El muy serio me contesto: A cuales padres se esta usted refiriendo? Yo soy huérfano.

Sorprendido le dije: ” Pero si tus padres no han muerto, ¿como es eso de que dices que eres huérfano?”.

Guardo silencio,………………… Y cabizbajo , con lágrimas en los ojos me contesto con voz apagada:
” No es necesario que mis padres estén muertos para sentirme huérfano: ellos están trabajando y yo casi ni los miro; Están siempre bien ocupados haciendo alguna cosa, y jamás tienen tiempo para conversar conmigo, ni con mi hermano menor”.

Las lágrimas comenzaron a inundar sus mejillas, y mi único impulso fue abrazarlo y dejar que llorara en mi hombro. Fue muy,pero muy triste esa conversación con este jovencito, que por cierto se estará graduando este mes con muy altas calificaciones, y algunas menciones honorables debido a su comportamiento y colaboración con los maestros de la escuela.

Tal vez sus padres no tengan tiempo de asistir a su graduación, por estar ganando dinero, y me atrevo a decir que también desconocen las grandes cualidades que poseen en su propio hijo. ……..

Este jovencito me abrió los ojos al tratar de encontrar consuelo, me enseño que el mucho dinero y mucho trabajo hacen muy mal, Hacen tanto mal que destruyen irrevocablemente la unidad y el calor que debe existir en todas las familias.

De nada me sirvió a mi mismo llenarme las bolsas de dinero, comprar casa propia y tener carro ultimo modelo, si durante el proceso de llegar a tenerlo todo, Perdi…..a mi hija y a mi esposa. Tal vez mi hija también tuvo que llorar en el hombro de algún extraño.

Solo recomendarles a todos aquellos que lean este relato, que por favor atiendan a sus hijos, Cualquiera que sea la cantidad de dinero, no alcanza para comprar el amor de un hijo.

Un artículo escrito por Martín. C. Ramírez

octubre 2017
L M X J V S D
« Oct    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Comunidades y Grupos

Compartiendo Soledades en Facebook

facebook

Ser Humanos en Ning Entrar a Ser Humanos

Mis enlaces