Las misiones de paz de Naciones Unidas son las más conocidas, pero no las únicas. Entre otras cosas, esta entidad supervisa, analiza y evalúa la evolución política en todo el mundo; identifica los conflictos reales o potenciales en los que puede desempeñar un papel útil; recomienda la adopción de medidas; gestiona, dirige, planifica y prepara las operaciones de mantenimiento de la paz; negocia con los gobiernos la recopilación del personal y equipo necesarios; mantiene contactos con las partes en conflicto; y elabora planes de emergencia.

Para trabajar en una misión de la Unión Europea, se pueden consultar las vacantes en la Oficina de Ayuda Humanitaria, ECHO, creada en 1992 para mejorar la ayuda inmediata a las personas en situación de grave necesidad, especialmente, en los países en vías de desarrollo. La ECHO realiza, en su mayoría, intervenciones de emergencia y humanitarias, así como actividades para promocionar el respeto a los derechos humanos y el aumento del desarrollo.

Por su parte, la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE) -formada por 55 países de Europa, Asia Central y América del Norte- centra sus actividades en alerta temprana, prevención de conflictos, gestión de crisis y rehabilitación post-conflicto, mientras que la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y el Consejo de Europa también disponen de vacantes en sus misiones de paz.

Para tomar parte en una misión de paz es recomendable tener una formación universitaria y cierta trayectoria profesional, según la cual se pasa a formar parte de un nivel de gestión y responsabilidad determinado. De esta manera, las personas más jóvenes suelen iniciar su trayectoria en aquellos puestos de la organización que les ayudan a completar su carrera, mientras que las personas con más experiencia pueden optar a puestos de dirección e, incluso, de jefatura de misión.

Por otro lado, también se valora la formación complementaria, que puede englobar desde postgrados en derecho internacional, asuntos humanitarios, derechos humanos o cooperación al desarrollo, hasta cursos específicos sobre misiones paz.

Un artículo de Azucena García

Anuncios