Investigaciones científicas apoyan el hecho de que los abrazos son absolutamente necesarios y muy recomendables para el bienestar físico y emocional

Definición de abrazo: según el diccionario significa estrechar o ceñir con los brazos.
Pobre definición para un acto tan completo como este, capaz de expresar sentimientos que a menudo, las palabras no pueden o no logran definir.

¿Qué es la Abrazoterapia?

El término se le atribuye a Kathleen Keating, quien escribió un libro, sencillo pero con mucho talento, humor y calidez sobre el tema de los abrazos. “Abrázame”. (ED. Javier Vergara).

Para mi, la definición perfecta sería una “sesión de mimos”.

¿Quien no necesita mimos hoy en día en esta sociedad, cada vez más fría, competitiva, que constantemente nos invita al individualismo, al reto de las metas personales…? Nos hace falta tocarnos más, “sentirnos”, retroalimentarnos de energía.

La principal barrera que nos impide ser más generosos con las caricias y los abrazos es que ello implica exponer nuestros sentimientos y hacer gala de una sensibilidad que, ni esta de moda ni nos gusta mostrar. Así es que el primer paso para llegar a ser unos buenos “abrazantes” (nótese el parecido con “amantes”), sería abrir nuestro corazón y nuestro cuerpo a todas las sensaciones, olvidándonos un poco de esos molestos sentimientos de vergüenza, timidez, ridículo… que nos coartan y nos alejan del bienestar, y lanzarnos a la aventura de la experimentación.

Los requisitos de la Abrazoterapia

Para abrazar solo se necesita, una persona dispuesta a recibir y a mostrar su vulnerabilidad-abrazado y otra, preparada para aventurarse a entregar una pequeñísima parte de si mismo “abrazoteapeuta”.

Y además…

  • Estar dispuestos a sacar el niño que llevamos dentro.
  • Explorar y ponerse en contacto con la parte divina que todos poseemos.
  • Honestidad y sinceridad.
  • El abrazo precisa valentía para ser vulnerable, y conlleva el riesgo de que nuestro abrazo sea rechazado o mal interpretado.
  • El abrazo es asexual, cuidado con abrazar indiscriminadamente a cualquiera.
  • Afirma y aumenta nuestra capacidad de compartir.
  • Armoniza los corazones de los amigos.
  • El abrazo crea cierto tipo de adicción al cariño, al altruismo, la alegría…
  • Al igual que la risa, ¡es altamente contagioso! Y puede provocar fuertes reacciones de celos en quien nos ve abrazándonos y no se atreve a participar del abrazo.
  • Un abrazo cariñoso, consolador o juguetón, no es lo mismo ni debe ser empleado igual que el abrazo del amante. El abrazo íntimo es otro tema.

Decálogo del abrazoterapeuta

  • Sea cual sea tu abrazo, que brote siempre del corazón, no de la mente.
  • Invéntate nuevas y variadas formas de abrazar.
  • Busca nombres curiosos o divertidos a tus abrazos.
  • Conviértete en abrazoterapeuta a tiempo completo.
  • Ten siempre un abrazo “a mano” para ofrecérselo a alguien.
  • Se observador y prudente con los límites físicos del otro.
  • No trates de imponer tu visión o tu filosofía a nadie.
  • Prueba a abrazar del mismo modo, a aquellos que no te caen tan bien, que a los que te resulte más – fácil.
  • Adereza tus abrazos con sonidos, risas, palabras…
  • Aprende a pedir abrazos para ti siempre que los necesites o desees gozar de ellos.

El alma encuentra muchas formas de expresar lo que uno siente, haz del abrazo una de ellas…

Anuncios