Siguiendo las enseñanzas del Yoga del Sueño y practicando regularmente estas meditaciones de Qi Dao, vas a aprender a reconocer que estas soñando durante tus sueños; lo que se llama lucidez o sueño lúcido. Ser lúcido significa literalmente saber que estas soñando sin dejar de tener un sueño (esto aplica a los sueños del día como a los de la noche). Tiene muchas implicaciones profundas que se enlazan directamente a la iluminación. De hecho, estar despierto en el sueño te permite:

• Reconocer que todos y cada uno de los personajes de los sueños, los objetos y las experiencias en tus sueños son productos de tu propia consciencia soñadora.

• Comprender que todas las cualidades de los personajes de tus sueños y el mundo entero de los sueños te reflejan de vuelta los aspectos de tu conciencia con los que no te identificas.

• Aprender a identificarte no sólo con tu propia persona, sino también con cualquier otro personaje de tus sueños, ya que están en todas partes del mismo sueño, que te llevará a una comprensión profunda de todo y de todos, así como el desarrollo de la compasión.

• Curar cualquier cosa que moleste así como también cualquier dolencia de los personajes de tus sueños conectándote a los sueños no manifestados escondidos debajo de las dolencias y permitiéndole a los aspectos latentes de tus sueños que se manifiesten en la forma más armoniosa.

• Demostrar que tus habilidades físicas, capacidades mentales y tu creatividad están limitadas sólo por tus inhibiciones propias, la ignorancia o por tus creencias auto-limitadas.

• Saber que luchar contra el flujo del soñar es una manera segura de transformar cualquier sueño en una pesadilla y promover nuevos sufrimientos

• Comprender que ser creativo no tiene por qué traducirse, para el ser humano, en la manipulación de cualquier cosa en tu sueño, sino que más bien en la búsqueda de formas más creativas para estar en el flujo de tu sueño.

• Confíar en que el flujo de tu sueño, misterioso e imprevisible, procede de la fuente dentro tuya: el soñador; y lleva a la felicidad.

• Ampliar tu sentido de identidad de sólo uno de los personajes del sueño para identificarte con el soñador. A gran escala, el creador y la creación son uno: algunos dicen que todo el universo está soñando en la propia existencia, aunque esto hay que tomarlo con pinzas.

Un artículo publicado en Sabiduria y Liderago

Anuncios