Continuación del artículo anterior…

6.- Para Amartya Sen el desarrollo debe entenderse como “un proceso de expansión de las libertades reales de que disfrutan los individuos”. Esta breve definición pone ya el acento en cuestiones totalmente diferentes a las que se acentuaban, en la concepción del desarrollo sólo como crecimiento económico. No se trata ya de más bienes y servicios disponibles, sino de más libertad. No se trata de crecientes bienes tangibles a disposición de los individuos, sino de una cantidad importante de bienes intangibles, que son tan importantes en la vida de los hombres y de los pueblos como los primeros. La producción de más bienes y servicios no es el fin, sino que es sólo un medio.7.- Las libertades políticas, tal como la libertad de participar en la generación de los gobernantes, o la libertad de criticarlos sin arriesgar con ello su vida o su libertad; la libertad de

acceso a la salud y la educación, en las mismas condiciones que cualquier otro ciudadano, sin discriminaciones por raza o credo de ninguna naturaleza; las libertades económicas, que permiten emprender, producir, comprar y vender de acuerdo a la particular creatividad e interés de cada uno; la libertad de expresar y desarrollar sus tradiciones culturales y religiosas, son todas facetas de la libertad que se complementan y se refuerzan mutuamente, y cuya suma y máximo desarrollo constituyen la más alta aspiración del hombre contemporáneo8.- Esta concepción del “desarrollo como libertad” es indudablemente un concepto en evolución, al cual le falta mayor desarrollo teórico, mayor claridad en cuanto a las concepciones ideológicas y culturales de las cuales depende y mayor capacidad de expresarse en indicadores medibles y comparables. Sin embargo, el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, PNUD, basado parcialmente en estas ideas, ha elaborado un Índice de Desarrollo Humano, el cual pretende dar algún grado de cuantificación y operatividad a las libertades y aspiraciones contenidas en la expresión teórica de este concepto.

9.- El PNUD, en 1990, definió el desarrollo humano en los siguientes términos: “es un proceso en el cual se amplían las oportunidades del ser humano. En principio estas oportunidades pueden ser infinitas y cambiar con el tiempo. Sin embargo, a todos los niveles del desarrollo, las tres más esenciales son: disfrutar de una vida prolongada y saludable, adquirir conocimientos y tener acceso a los recursos necesarios para lograr un nivel de vida decente.”

10.- El Índice de Desarrollo Humano, IDH, del PNUD no logra dar cuenta de todos los contenidos presentes en el concepto de desarrollo humano
-planteado a nivel teórico o casi filosófico- pero es en todo caso, un indicador que va más allá de los meros índices de crecimiento económico. El PNUD considera sólo tres conceptos o parámetros fundamentales para la confección de su IDH, cada uno de los cuales resume o necesita, a su vez, de otros antecedentes cuantitativos para ser construido:

• vida larga y saludable, que se mide a través de los índice de esperanza de vida al nacer, el cual a su vez se construye tomando en cuenta los antecedentes respecto a mortalidad infantil y edad promedio de muerte;

• los índices de educación, donde los indicadores fundamentales son la tasa de alfabetización de adultos y la tasa de escolaridad en educación primaria, secundaria y superior;

• finalmente, se toma en consideración la capacidad de acceder a un nivel de vida digna, para lo cual se utiliza el nivel de producto per capita, medido en dólares.

 

Continúa en el artículo siguiente….

About these ads